Este blog desea servir de vehículo de encuentro y de divulgación de los mitos latinoamericanos, para contribuir a que los antiguos personajes y situaciones simbólicas arquetípicas se contacten de nuevo con nuestras conciencias, despertando esa antigua habilidad que tenían nuestros antepasados de leerlas intuitivamente y de servirse de ellas como alimento espiritual. Para contextualizar el tema recomendamos iniciar con las lecturas de Pueblos indígenas en Latinoamérica, Pueblos indígenas en Colombia, Sentir Indígena, Definición de Mito, Consecuencias de olvidar los mitos, Mitos en Latinoamerica, Formas del Mito y Mitos de Creación. En estos últimos se desea hacer un especial énfasis.



Para hacer de este Blog un espacio compartido, agradeceremos los aportes de los lectores, ya sea para transcribir el mito de un país, como para expresar sus opiniones sobre la página o sobre algún mito en particular. En ambos casos pueden utilizar el vínculo de COMENTARIOS que hay al final de cada mito.

¡Ayúdenos a hacer de esta página un Banco de Mitos Latinoamericanos! En enero de 2016 ofrecimos unas estadísticas de las 10 páginas más vistas en el período de 8 años.








Free counter and web stats






lunes, 19 de noviembre de 2012

Chile - Mito Daguita - Diluvio

Diaguita es la denominación quechua con etimología aimara, que significa "serrano" impuesto por los incas, divulgada luego por los españoles, de un conjunto de pueblos independientes con un idioma común, el cacán; ellos se autodenominaban pazioca o paccioca. En el Noroeste argentino y en el Norte Chico de Chile, especialmente en los valles Calchaquíes, a partir de 850, los diaguitas desarrollaron una cultura de gran riqueza, que arqueológicamente se corresponde con la Cultura Santa María. Vivían en poblados organizados, usaban metales y eran alfareros. Este mito fue tomado de la obra Mitología Americana: selección de los mitos aborígenes de América. Madrid: Ediciones Guadarrama, del autor Mariano Izquierdo G., R.P. (1956). El mito dice:


 
 
 
Cuentan que en tiempos muy antiguos la tribu diaguita,
prevalida de su industrioso ingenio, incurrió en abominables
excesos, con abandono de los deberes para con Dios. En vez de servirse del maíz para su alimento cotidiano, dieron en
fermentarlo e inventaron la chicha y no pararon hasta
embrutecerse con tremendas y continuas borracheras.
Queriendo Dios que el pueblo diaguita escarmentara de
una vez para siempre y recobrara su antigua distinción y
nobleza, envió sobre sus campos ¡la más calamitosa sequía. Por
varios años arreo, cerró Dios los cielos y no envió lluvia
sobre los campos. Se perdieron todas 'las sementeras, los ríos se
secaron y hasta la hierba se agostó. Los animales y los
hombres perecían de hambre y de sed. Supremas angustias
sufrieron los diaguitas. Los muertos llenaban todos los caminos.
Todo era desolación y pavor.
Entonces los llantos y gritos de las mujeres, que clamaban
por sus hijos y esposos, eleváronse hasta el Supremo Espíritu.
Vio Dios que ya el pueblo estaba suficientemente castigado y
dio traza de que los hombres hallasen de repente repleta de
alimentos su despensa. Para ello infundió a todas las mujeres
un sueño o letargo profundo. Y he aquí que, en despertando,
viéronse todas extrañamente sorprendidas de hallarse a la
sombra de un grande plantío de árboles desconocidos y
cargadísimos de frutos maduros. Era un maravilloso algarrobal.
El Supremo Señor presentóse entonces y habló a las
mujeres de esta manera: «Aquí tenéis en abundancia un árbol
para vuestra hambre y para vuestra sed. Decid a vuestros ma-
ridos que el maíz es fruto para el alimento diario, y que aquel
que abusare de la chicha, será 'maldecido para siempre.»
Desde entonces, el algarrobo da pan al pobre y sabrosa
bebida en los estíos de intensos calores.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muchas gracias me ayudo

Anónimo dijo...

gracias por su ayuda