Este blog desea servir de vehículo de encuentro y de divulgación de los mitos latinoamericanos, para contribuir a que los antiguos personajes y situaciones simbólicas arquetípicas se contacten de nuevo con nuestras conciencias, despertando esa antigua habilidad que tenían nuestros antepasados de leerlas intuitivamente y de servirse de ellas como alimento espiritual. Para contextualizar el tema recomendamos iniciar con las lecturas de Pueblos indígenas en Latinoamérica, Pueblos indígenas en Colombia, Sentir Indígena, Definición de Mito, Consecuencias de olvidar los mitos, Mitos en Latinoamerica, Formas del Mito y Mitos de Creación. En estos últimos se desea hacer un especial énfasis.



Para hacer de este Blog un espacio compartido, agradeceremos los aportes de los lectores, ya sea para transcribir el mito de un país, como para expresar sus opiniones sobre la página o sobre algún mito en particular. En ambos casos pueden utilizar el vínculo de COMENTARIOS que hay al final de cada mito.

¡Ayúdenos a hacer de esta página un Banco de Mitos Latinoamericanos! En enero de 2016 ofrecimos unas estadísticas de las 10 páginas más vistas en el período de 8 años.








Free counter and web stats






jueves, 13 de noviembre de 2008

Colombia - Mito Achagua - Origen de los astros


Los achagua, otrora una de las poblaciones más numerosas y dispersas de los Llanos Orientales, se encuentran localizados en el Departamento del Meta entre Puerto López y Puerto Gaitán en el sitio denominado Umapo. La población -en ascenso hoy día- es de 250 personas aproximadamente. El siguiente mito achagua relatado acá, fue contado en julio de 1990 por Mateo Cabarte, indígena achagua, al antropólogo colombiano Miguel Angel Meléndez. Fue tomado de la página Kamaisani : "la que es mezquina" . Corresponde a una concepción sobre el origen de los cuerpos celestes.
.
Me gustaría contar un cuento nuevamente.
El dijo, aquel hermano de la anciana :
Vayan allá donde esta su tía.
Pídanle chicha que yo quiero probar y tomar.
Les dijo él a sus hijos.

Bueno, dizque ellos dijeron.
Tía, ellos le dijeron a ella,
Papá quiere probar y tomar de su chicha, Usted le envía algo?
Ellos miraban que ella no preparaba la chicha.
Dizque ella estaba de mal genio, la mezquina.
Por lo tanto ellos se fueron, aquellos niños.
Dizque llegaron y le dijeron a su (de ellos) papá.
Ella no quiso dar (la chicha), ella regaña.
Dizque ellos le dijeron a él.
Vámonos ya sin ella adelante de esa mezquina.
Dizque dijo él. Bueno le respondieron ellos.
Dizque entonces ellos alistaron todo lo de ellos.
Consigan capi (psicotrópico), les dijo él a ellos.
Ellos lo consiguieron.
Dizque entonces ellos flecharon el ojo del cielo.
Entonces el cielo descendió hasta ellos cerca a la tierra.
Todos ellos saltaron encima (del cielo).
Ellos llevaron todo lo de ellos.


Todas las gallinas, llevaron todos los trastos de cocina, llevaron los perros...
Dizque ellos se fueron.
Aquella anciana, regresó donde ellos (al sitio donde vivían).
Ella traía chicha en una vasija para darle a su hermano.
Ella regresó (y) vió la casa vacía.
Dizque ella se exaltó, aquella anciana.
Ella vió toda la casa desocupada, ellos se marcharon sin mí.
Ellos me dejaron, dizque dijo ella.
Ella exaltada dizque buscó capi (psicotrópico).
Ella buscó y dizque encontró el sobrado (de capi).
Entonces ella también lo masticó.


Ella lo masticó y por lo tanto flechó en dirección
al ojo del cielo tal como lo habían hecho ellos antes de ella.
Dizque entonces ella bajó el cielo en dirección a la tierra.
Dizque entonces ella se fue detrás de ellos.
Cuando ella llegó detrás de ellos, no la dejaron pasar
al sitio donde ellos se encontraban.
Por ser mezquina.
Dizque entonces ellos la enviaron al otro lado del río (en el cielo).

viernes, 7 de noviembre de 2008

México - Mito Huasteco - Origen del fuego

Los huastecos son un pueblo indígena mexicano que habita principalmente en los estados de San Luis Potosí y Veracruz. El presente mito de este pueblo, sobre el origen del fuego, fue tomado de la página Arqueología Mexicana:
.
El fuego era un hombre llamado Diego, nunca trabajaba.
Su mujer estaba harta de verlo siempre dentro de la casa y un día se puso corajuda, porque se la pasaba sin hacer nada, cerca de la lumbre. Le echó agua para que se levantara. Entonces él se fue a vivir dentro del monte, donde nadie entraba y allí estaba.
La gente de la ranchería se quedó sin fuego.


Se fueron a buscar al fuego-Diego y cuando lo hallaron le pidieron que regresara a la ranchería, porque ya no tenían lumbre.


El fuego les dijo que ya no iba a regresar, pero que si querían les daba un tizón ardiente. Se fueron los hombres con el tizón, pero antes de llegar a la casa se apagó. Fueron otra vez a pedir la lumbre y otra vez se apagó antes de llegar al pueblo. Así pasó muchas veces.


Regresaron entonces con el dueño del fuego y le sacaron el hueso del pie, lo llevaron a bendecir.

México - Mito - Origen del Fuego

El presente mito sobre el origen del fuego, proveniente del norte de México, es relatado por Jáuregui y Neurath, y fue tomado y adaptado de la página Arqueología Mexicana:
.
El Abuelo Fuego es un ser extraordinario al que debe cazarse y domesticarse: una especie de animal luminoso, ser muy brilloso cuyo secreto guardan los lobos, luz que aparece en el oriente. Primero, nació la luna, su abuela, y tenían su luz. Pero ella los engañó. Ocurrió que en la noche se produjo un ardor en medio de las rocas rojas y azules y de allí surgió una luz, desapareció, brilló de nuevo y luego se apagó. […]

En el fondo del peñasco, un hombre viejo estaba acostado; era una roca azul de aspecto horrible. Tenía sus flechas, una pulsera, sandalias y un bastón emplumado del cual emanaba una luz brillante”.
Tatevali (el Abuelo Fuego) salió de una roca cerca del rumbo del mar. El Fuego volaba cada noche a uno de los cinco puntos o rumbos, creciendo cada noche: desde el tamaño de una luciérnaga hasta el tamaño de un disco de dios… Se cuenta también el proceso de domarlo y amansarlo para que el abuelo atempere su fuerza destructiva.
- “Yo soy muy sagrado (‘delicado’). No puedo apartarme de este lugar, pues incendiaría todo el mundo. Por lo tanto, deberán traer un incensario, un morral y un cuenco de calabaza. Cuando estén en camino, humedézcanse las manos con agua y traigan también cinco piedras pequeñas sobre las cuales pueda sentarme como brasas de carbón”.
Cuando las trajeron, los carbones de fuego saltaron sobre ellos, quemándolos a todos. Entonces todos supieron que el Abuelo Fuego era todavía muy sagrado. Él dijo:
- “Yo soy, ciertamente, el más ‘delicado’ de todos los dioses. No puedo moverme sin quemar todo lo que haya a la vista”.
Entonces el Fuego les dijo a los hombres que cogieran cinco teapali (discos de dios) y cinco plumas. Si les rezaban a esos objetos, las plumas se encenderían. De esa manera, la gente podría tener fuego siempre que lo necesitaran.
Pero, a pesar de eso, el Abuelo Fuego continuaba siendo todavía tan delicado, que el mundo se incendió. Los hombres-dioses le rezaron a Nakawé para que salvara al mundo. Nakawé se soltó su redecilla y ésta empezó a inundar la tierra con lluvia. […]
El Fuego fue domesticado y dejó de ser delicado. Pero hubo que vigilarle durante cinco noches, pues todavía no podía entrar en todas partes. Cuatro noches transcurrieron en paz, por lo que la gente descuidó su vigilancia. A la noche siguiente la zarigüeya, Iaúsu Tewíali, robó el fuego, ocultándolo en su pecho. La gente la persiguió y cuando lograron atraparla, la mataron y le arrancaron su corazón de fuego. La zarigüeya revivió, pero le quedó el agujero en el cuerpo en el lugar donde había ocultado al fuego.


Colombia - Mito Guahibo - Origen de los seres humanos


El pueblo guahibo está compuesto por un gran número de grupos y subgrupos que habitan en la Orinoquia, alcanzando una población de 20.000 habitantes, de los cuales cerca de 15.000 habitan en Colombia y 5.000 en Venezuela. Este mito sobre el origen de los seres humanos, por parte de Kuwei se tomó y adaptó del documento La tradición oral de los Guahibos, de Alvaro Baquero, en la Biblioteca Virtual de la Luis Angel Arango de Colombia:
.
El intento por parte de Kuwei para crear la humanidad implicó tres ensayos: primero hizo una figura de barro que por la lluvia se desmoronó; en el segundo intento hizo figuras de cera de abejas que se derritieron con el sol; y en el tercer intento hizo una figura femenina de una madera dura que no tenía vagina. Sólo la tuvo después de que ensayaron otros animales, y el Kutsikutsi logró copular con la figura y comenzó la reproducción sexual.
Según otra versión, la creación del hombre implicó tres intentos fallidos; primero Kuwei fabricó una mujer de palo, luego una de barro y finalmente una de cera: La mujer que había hecho de barro no servía para todos los oficios, no podía tocar agua porque se derretía, pero entonces podía hacer casabe; la de cera no servía para vainas calientes pero sí servía para sacar agua, pero no podía salir al sol ni tostar casabe; la mujer de palo no podía acercarse a la candela, un día se arrimó y se quemó y no quedaron sino las cenizas, entonces su hijo Matsuldani le dijo:
- Papá, si usted quiere gente, yo lo llevo donde hay gente.
- Entonces Kuwei hizo caso, y se fueron buscando una loma donde se viera lejos. Entonces Matsuldani, zapateando fuertemente, hizo venir la brisa derecho del cielo, y de la superficie de la tierra salió el arco iris y también comenzó a salir gente, que brotaba en forma de pescado y al ir cayendo y golpeando el suelo se transformaban en humanos y salió tanta gente, que Matsuldani los dividió organizándolos en tribus, con ello dando origen a las variadas lenguas que existen en la región.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Colombia - Mito Guahibo - Creación

El pueblo guahibo está compuesto por un gran número de grupos y subgrupos que habitan en la Orinoquia, alcanzando una población de 20.000 habitantes, de los cuales cerca de 15.000 habitan en Colombia y 5.000 en Venezuela. Este mito sobre la Creación por parte de Kuwei se tomó y adaptó del documento La tradición oral de los Guahibos, de la Biblioteca Virtual de la Luis Angel Arango de Colombia:
.
Kuwei o Phurnaminali es padre, esposo y líder de un grupo de seres creadores y civilizadores. Este supremo ser espiritual fue quien a partir de sus pensamientos creó el mundo y los cielos, el agua, los árboles y los animales; y también hizo a la gente. Antes de Kuwei existió un señor de las tinieblas que era el que mandaba; nadie podía entrar porque él ocupaba el Universo. Kuemi se llamaba este ser y se concibe con la forma de una gigantesca culebra que se asocia a la via láctea.
Entonces un día Kuwei para liberar al mundo de este hambriento ser, se transformó en un pequeño insecto y logró pegarse al sexo de la hija de Kuemi que se llamaba Puakali o Maxunaxunali
. Una vez que Kuwei logra entrar a la casa de la culebra y casarse con su hija, suceden una serie de eventos en los que también participa la mujer de Kuemi, que se llamaba Yaniluawa, Tenteluwa o, Tsikiriri madre de todos los animales ponzoñosos (alacranes, culebras, arañas, hormigas).
Un día, un hijo de Kuwei, por llegar a la casa en forma de lapa, es comido por Kuemi, la culebra; entonces Kuwei, a partir de dos pedacitos de carne sobrados de su hijo, crió dos polluelos de águila que hizo crecer hasta grandes proporciones para que elevaran al cielo la monstruosa culebra que impedía la salida de la humanidad.
Con el propósito de hacer salir a Kuemi de su cueva, Kuwei creó la hormiga bachaco y cuando Kuemi se estiró a comer hormigas dejó la huella llamada "Kuema namuto", el camino del culebro, un reguero de estrellas en el cielo que también se llama Camino de San Diego" -La Vía Láctea-. En ese momento, del cielo cayeron las dos águilas, y con sus fuertes garras agarraron a Kuemi y se lo llevaron al cielo
. A partir de este momento se inicia una pelea motivada por el deseo de venganza por parte de Tsikiriri y Puakali hacia Kuwei. La suegra es comida por los peces caribes en un pozo de agua, una trampa que le preparó el yerno. Entonces queda sola Maxunaxunali, quien descubre todo lo sucedido y con un hueso de la cadera, petumatacipa, único resto que dejaron de su madre los voraces peces, cortó una pierna a Kajuyali -Orión-, otro hijo de Kuwei, quien recogió la pierna cortada y lanzándola al agua creó con ella el bagre rallado /bunujo/, y luego se sentó en el borde de la canoa con una sola pierna. Este héroe, por llamarse Yavi o Yali, se considera que es un jaguar.
Según una versión, el águila después que se comió la serpiente Kuemi, La Vía Láctea, le siguió gustando la carne humana; Kuwei había hecho un caserío muy grande y el águila por la noche aterrizaba en el pueblo y se comía la gente. Entonces Kuwei mató la enorme ave y al caer el águila en la región que, hasta entonces era monte, "lo espachurró pués su pecho era de acero y así aparecieron las sabanas entre la selva".
De esta manera Kuwei liberó al mundo de Kuemi, pero todavía no existía la humanidad.