Este blog desea servir de vehículo de encuentro y de divulgación de los mitos latinoamericanos, para contribuir a que los antiguos personajes y situaciones simbólicas arquetípicas se contacten de nuevo con nuestras conciencias, despertando esa antigua habilidad que tenían nuestros antepasados de leerlas intuitivamente y de servirse de ellas como alimento espiritual. Para contextualizar el tema recomendamos iniciar con las lecturas de Pueblos indígenas en Latinoamérica, Pueblos indígenas en Colombia, Sentir Indígena, Definición de Mito, Consecuencias de olvidar los mitos, Mitos en Latinoamerica, Formas del Mito y Mitos de Creación. En estos últimos se desea hacer un especial énfasis.

Para hacer de este Blog un espacio compartido, agradeceremos los aportes de los lectores, ya sea para transcribir el mito de un país, como para expresar sus opiniones sobre la página o sobre algún mito en particular. En ambos casos pueden utilizar el vínculo de COMENTARIOS que hay al final de cada mito.
¡Ayúdenos a hacer de esta página un Banco de Mitos Latinoamericanos!




Free counter and web stats



jueves, 25 de marzo de 2010

Paraguay – Mito Guaraní – Leyenda del mate

Los Guaranis son los primos de los Tupis y viven en Paraguay. Su rica cultura fue tan fuerte, que hoy, más del 90% de la población paraguaya habla su lengua. La experiencia jesuítica de crear una república comunista cristiana guarani (1610 a 1768) amenazó las dos más ricas coronas de Europa en la época y dejó marcas profundas en la historia de la organización social y de la planificación urbana. Este hecho fue también la principal causa de la expulsión de los jesuitas de Brasil (1759) y de su extinción en el mundo 1773). Los hábitos guaraníes, a pesar de la represión ibérica, se esparcieron por el mundo. Uno de ellos, el de beber hierba mate, tiene sus orígenes retratados en este cuento. Caá es término tupi-guaraní para la hierba mate, pero en Brasil, a veces se usan las congonhas (del pantano-Echinodermus Pubescens, del gentío-Rudgea Viburnoides, del sertão-Villaresia Congonha ), cuya infusión tiene efectos medicinales destacados.

Esta leyenda del mate nos fue ofrecida por Heitor Luiz Murat, basado en una versión elaborada a partir de testimonios de cuenteros de Paraguay, pero anota que existen ocurrencias de esta historia junto a causeros en Rio Grande do Sul, Uruguay y Mato Grosso do Sul atribuyéndole un efecto brochante (anti-afrodisiaco). Presentamos la traducción al castellano hecha por Juan Carlos Alonso, seguida por la versión original del autor.
.

La india guaraní Iaraci era amante, a escondidas de la tribu, de un hombre que la visitaba todas las noches y la llenaba de amor por horas y horas sin fin.
Pero, a pesar de juguetear todas las noches con su amante, sufría de enorme soledad durante el día, pues no tenía ojos para hombre alguno de la tribu, por más fuerte que fuera. Y con eso iba alejándose de la convivencia con los suyos.
Cansada de esa situación, ella resolvió hablar con el amante, que se decía llamar hombre de la luna-Iaci, y le pidió que se casara con ella y ya no huyera al nacer el sol. Pero qué! El salvaje macota, desconversó de aquí, escapó de allí y acabó zafándose...
Ahí tiene mujer! Pensó Iaraci. Y resolvió descubrir dónde es que él iba y lo que hacía en esa vida de Tupã.
Allá una bella noche, en que su amante entró en la maroca, ya encontró un fuego en el piso y un brasero ardiendo. En forma disfrazada ella comenzó a preparar una infusión de una hierba-caá (mate) que le había sido dada por el chamán.
Iaci quedó intrigado y curioso y mordió el cebo, pidiéndole que la dejara sorber unos sorbos de la bebida que era hecha de congoña, antes de que comiencen a meter.
Iaraci no regateó. Le dio una calabaza llena del líquido, que él bebió de una sóla vez.
Pero no dio otra cosa. Pasó un rato y el indio se quedó todo mole, que ya no prestaba p’a nada, sólo p’a dormir.
Cuando él estaba adormecido, Iaraci lo pintó todo de urucum, para que ella pudiera seguirlo y reconocerlo cuando fuera hacia su casa. Hecho eso, cansada, ella se durmió.
Allá por las tantas, Iaci se despertó con sed, de tanto calor que hacía. Su sudor había hecho escurrir toda la tinta de urucum que había en su cuerpo. Esa vez él tomó fue un tereré (mate frío), bien frío del rocío y de la brisa de la noche...
Esos sorbos lo revigorizaron y él volvió a hacer el amor con Iaci, aún estando ella adormecida.
La icamiaba se despertó asustada con el ataque de Iaci. Y en el lusco-fusco de la maroca, es que notó que su piel no estaba más roja de urucum. Para conseguir aún seguir su plan original, de marcar el cuerpo de Iaci para poder seguirlo de día, ella sólo tuvo tiempo de meter los dedos en el carbón, ensuciada de negro y pasarlos suavemente por el rostro blanco y blando del indio.
Pero la farra no paró ahí. Hicieron el amor hasta casi el amanecer y como siempre, Iaci, saciado, la dejó y escapó por el bosque antes de nacer el sol. Esa vez, sin embargo, ella estaba despierta. Siguió su rastro para ver dónde era su morada.
Durante todo el día, Iaraci siguió su trilla. Era fácil, parecía un camino de plata.
Por fin, cuando cayó la noche, ella vio la casa de Iaci y su rostro también, aún todo marcado por sus dedos sucios de carbón y de la tintura de la hierba mate. Iaci era nada más y nada menos que la propia luna. Desde entonces, la luna tiene esas manchas negras en la faz. Fue obra de Iaraci, con ayuda de la hierba mate.
.

Versión original en portugués: A índia guarani Iaraci era amante, às escondidas da tribu, de um homem que a visitava todas as noites e a enchia de amor por horas e horas sem fim.
Mas , apesar de brincar todas as noites com seu amante, sofria de enorme solidão durante o dia, pois não tinha olhos para homem nenhum da tribu, por mais tesudo que fosse. E com isso ia se afastando do convívio dos seus.
Cansada dessa situação, ela resolveu falar com o amante, que se dizia chamar homem da lua-IACI, e pediu-lhe que se casasse com ela e não fugisse mais ao nascer do sol. Mas qual! O bugre macota, desconversou daqui, escapou dali e acabou se safando...
Aí tem mulher! Pensou Iaraci. E resolveu descobrir onde é que ele ia e o que fazia nessa vida de Tupã.
Lá uma bela noite, no que seu amante entrou na maroca, já encontrou um fogo de chão e um braseiro ardendo. Disfarçadamente ela começou a preparar uma infusão de uma erva-caá (mate) que lhe havia sido dada pelo pajé.
Iaci ficou intrigado e curioso e mordeu a isca, pedindo-lhe que o deixasse sorver uns golaços da bebida que era feita de congonha, antes de começarem a meter.
Iaraci não regateou. Deu-lhe uma cuia cheia do líquido, que ele bebeu de uma só vez.
Mas não deu outra coisa. Passou um tempinho e o índio todo ficou mole, que já não prestava p’ra nada, só p’ra dormir.
Quando ele estava adormecido, Iaraci pintou-o todo de urucum, para que ela pudesse segui-lo e reconhecê-lo quando fosse para sua casa. Feito isso, cansada, ela dormiu.
Lá pelas tantas, Iaci despertou com sede, de tanto calor que fazia. Seu suor havia feito escorrer toda a tinta de urucum que havia em seu corpo. Dessa vez ele tomou mesmo foi um tereré ( mate frio ), bem frio do orvalho e da brisa da noite...
Essas goladas o revigoraram e ele voltou a fazer amor com Iaci, mesmo com ela estando adormecida.
A icamiaba acordou assustada com o ataque de Iaci. E no lusco-fusco da maroca, é que notou que sua pele não estava mais vermelha de urucum. Para conseguir ainda seguir seu plano original, de marcar o corpo de Iaci para poder segui-lo de dia, ela só teve tempo de meter os dedos no carvão, lambuzá-los de preto e suavemente passá-los no rosto branco e macio do índio.
Mas a farra não parou aí. Fizeram amor até quase o amanhecer e como sempre, Iaci, saciado, deixou-a e escapuliu pela floresta antes do sol nascer. Dessa vez, contudo, ela estava esperta. Seguiu seu rastro para ver onde era sua morada.
Durante todo dia, Iaraci seguiu sua trilha. Era fácil, parecia um caminho de prata.
Por fim, quando caiu a noite, ela viu a casa de Iaci e seu rosto também, ainda todo marcado por seus dedos sujos de carvão e da tintura da erva mate. Iaci era nada mais nada menos que a própria lua. Desde então, a lua tem essas manchas negras na face. Foi obra de Iaraci, com ajuda da erva mate.

2 comentarios:

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Extraordinario blog, que descubro con gran satisfacción. Me he permitido añadirlo a los enlaces de mi bitácora TRANSEÚNTE EN POS DEL NORTE (http://transeuntenorte.blogspot.com/)
Mi enhorabuena por su excelente trabajo y un saludo cordial desde Barcelona.

MuñEkiTa CaT dijo...

Hola!
Permiteme presentarme soy Catherine, administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial,
me encantaría poner un link de tu blog en mis sitios web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a munekitacat@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Catherine